home -  novedades -  cursos
Cursos

SHODO
Caligrafía japonesa con pincel
Profesora Kazuyo Natsume.

El shodo es una forma de arte plástica que tiene como tema la escritura. Muchas de las artes japonesas llevan en su denominación el sufijo DO, cuyo significado es "camino" ó "sendero", dejando en relieve su íntima relación con una concepción filosófica ligada al desarrollo del "ser" en conjunción con el desarrollo del aspecto técnico-estético.
En la historia de la humanidad, los chinos y sus herederos coreanos y japoneses, son unos de los pocos que elevaron la escritura a la jerarquía de arte.

Shodo en Buenos Aires

No es necesario el conocimiento del idioma japonés.


Historia del Shodo y la escritura

Desde la temprana adopción de la escritura china (kanji) alrededor del siglo IV y V, el Shodo (caligrafía), junto a la creación de poesía y pinturas, ha sido considerado como una habilidad esencial de toda persona instruida en el Japón.
Las primeras escrituras que Japón adoptó de China, fueron los caracteres vinculados con las enseñanzas del Budismo. Una vez introducidos, el Kanji (ideogramas) y el arte del Shodo tuvieron una acelerada difusión durante los 70 años del período Nara, paralelamente con el afianzamiento del Budismo.
Hacia el siglo IX, ya en el período Heian, cortesanos y sacerdotes japoneses desarrollaron dos escrituras fonéticas, el Katakana (tomando porciones de los ideogramas chinos) y luego el hiragana (a partir de la simplificación de los ideogramas escritos en estilo Soso), más conocido como Kana.
Ya hacia el siglo X, las diferentes variantes de escritura desarrolladas se habían difundido en todo el Japón, popularizándose su uso entre la clase alta. Las mujeres adoptaron la escritura de Kana, puesto que encontraron en ella una mayor libertad para la expresión de sus sentimientos. En la actualidad se sigue utilizando el Kana en combinación con los Kanji en la escritura del idioma japonés.
A lo largo de la historia, los letrados en Japón fueron expertos calígrafos, En el período Edo (1600-1868), la copia de virtuosas escrituras era la principal forma de educación para todas las clases, Los guerreros eran entrenados tanto en caligrafía con en artes marciales.
Los hombres y mujeres con talentos especiales en caligrafía son conocidos como Shoka, o escritores del Sho (caligrafía), y practican uno o más de los cinco estilos principales: el Tensho Arcaico (desarrollado en base a los sellos chinos), una versión revisada llamada Reisho (caracteres cuadrados) usado para escrituras eclesiásticas, Kaisho (escritura de estilo cerrado), y estilos cursivos con el Gyosho (escritura corrida) o Sosho (escritura corrida más acentuada que la anterior). La llamada caligrafía Kana es mayormente estudiada por las mujeres, especialmente a través de la elegante transcripción del poema waka de 31 sílabas.
Luego de la Segunda Guerra Mundial, alrededor de 1950, se incrementó el interés por el Shodo que permaneció en el olvido en los tiempos inmediatos a la posguerra, incorporándose también en las escuelas, como un aspecto de la materia idioma Nacional.
Hoy son miles los calígrafos aficionados que practican con profesores o en sus propias casas, tratando constante a asiduamente de adquirir los estilos de los maestros.

Sentido de la práctica del Shodo

Desde la antigüedad se dice que la práctica del Shodo no está en la mera persecución estética, sino en la expresión de nuestras emociones más íntimas y las que resultan de la interacción con nuestro entorno,
La caligrafía es la imagen del alma; en lo escrito queda reflejado indefectiblemente nuestra personalidad, riqueza, belleza y profundidad espiritual. En el Shodo se expresa el ánimo, grado de delicadeza o vigor del ejecutante.
El Shodo no cae en desuso con el paso del tiempo y el avance de la tecnología, puesto que es la expresión de nuestro íntimo desde paz y armonía espiritual. Es la expresión de una continua lucha por completar nuestro desarrollo como ser humano. Se lo considera, con mucha razón, un aprendizaje de por vida.

Fuente: Urbano Nikkei

Horarios: Miércoles de 19:00 a 20:30 hs.
Frecuencia: 1 vez por semana. (cuatro clases mensuales).
Arancel: $ 1200.- por mes. No se cobra inscripción ni matrícula
Modalidad: Taller (incorporación durante todo el año)